La palabra zafiro viene del hebreo Sapir que significa pulcro (que significa extremadamente limpio y cuidado). Pertenece a la misma familia de minerales que el Rubí, es decir corindón, y la única diferencia es el color y el nombre. El zafiro es una variedad del mineral corindón, con un característico color azul que proviene de una mezcla de óxidos de aluminio, hierro y titanio, aunque hay otros colores menos comunes que se deben a las impurezas de ciertos óxidos.

Ficha técnica:

  • Formula química: Al2O3
  • Dureza en la escala de Mohs: 9
  • Variedad de color en su estado natural: transparente, rosado, verde, violeta, marrón, naranja, amarillo, negro, rojo, azul.
  • Usos: en Joyería y aplicaciones láser.

El zafiro auténtico es azul intenso, un azul aciano llamado azul de cachemira.

El zafiro es conocido como la piedra de la sabiduría y cada color tiene su sabiduría particular. En muchas religiones en una piedra sagrada porque se cree que el cielo se tiñe de azul gracias a los reflejos del zafiro. Como propiedades generales del zafiro podemos destacar que enfoca y calma la mente y libera de los pensamientos no deseados y de la tensión mental, aportando paz mental y serenidad. El zafiro alinea los planos físico, mental y espiritual, además restaura el equilibrio dentro del cuerpo.

Esta piedra libera de la depresión, la confusión espiritual y estimula la concentración; sirve para hallar la serenidad y la paz mental. Aporta prosperidad y atrae regalos de todo tipo. Puesto sobre la garganta, el zafiro libera la frustración y facilita la auto-expresión.

El zafiro calma los sistemas corporales sobre activados y regula las glándulas. Cura los ojos, removiendo las impurezas y tensiones. Trata los desórdenes sanguíneos y alivia las hemorragias excesivas, fortalece las venas y mejora la elasticidad. Cada color de zafiro tiene sus propios atributos únicos, además de las cualidades genéricas de las que hemos hablado.

En esta ocasión destacamos el zafiro azul, que es un buscador de la verdad espiritual, tradicionalmente asociado con el amor y la pureza.

Es extremadamente eficaz para curar la tierra y los chakras.

Esta tranquila piedra te ayuda a mantenerte en el camino espiritual y es usada en ceremonias chamánicas para transmutar energías negativas.

Es la piedra por excelencia del Arcángel Miguel, dado que el zafiro es un símbolo de justicia divina, confianza, valor, coraje y alegría. Si la consagras conectándola con el rayo azul, tienes todas las protecciones y virtudes del Arcángel Miguel.

Si llevas puesto el zafiro azul consagrado, es como si llevaras siempre contigo al Arcángel Miguel que te protege y te ayuda a conectar con tu poder interior, la comunicación con los planos superiores aumentando tu sabiduría, la percepción y la comprensión de todo lo que nos rodea. El zafiro azul se conecta con la energía del elemento viento, genera fuerza mental y sabiduría para afrontar cualquier situación.

Gemoterapia: es ideal el uso del zafiro en las terapias ya que nos ayuda a encontrar el equilibrio en todas las áreas de tu vida.

Cómo consagrar un zafiro

Consagrar un objeto significa conectarlo con la Fuente, y en el caso del zafiro lo vamos a conectar primero con el Rayo Azul y el Arcángel Miguel y seguido lo conectamos con la Madre Tierra y las propiedades de este maravilloso mineral. Tanto si es un collar, un anillo, una pulsera o solo la piedra se consagran de la misma manera.

X