Me gustaría compartir como llegó a mi, este maravilloso anillo. Estábamos una compañera y yo mirando una vitrina llena de diferentes cristales y joyas. Nos llamaron mucho la atención los anillos, había varios y en principio nos llamó la atención a las dos el mismo aunque en cuanto nos los probamos cada una conectó con uno, de tal forma que después de probárnoslos, decidimos volverlos ha poner en la vitrina. Yo me encargué de colocarlos, pero solo podía poner uno bien porque el otro se caía todo el rato y no quedaba bonito colocado. Bueno pues como el que se me quedó bien colocado era el que me había gustado a mi, le propuse a Eva que colocara ella el que le había gustado a ella y que yo no conseguía poner bien, pues llegó ella con sus cálidas manos y lo colocó perfecto a la primera, nos miramos y en ese momento supimos que ellos también nos habían elegido.

Hasta ese momento eran unos anillos con unos preciosos cuarzos, lo que aún ignorábamos eran las grandísimas propiedades de este impresionante cristal.

Es de una apariencia clara y he intentado sacar en la foto los arcos iris internos que tiene, pero no se ven nada bien, aunque he de deciros que son preciosos y te sumerge la vista hasta el interior del cristal, suele tener dos terminaciones por su exfoliación.
Se llama diamante de Herkimer, aunque en realidad es un cuarzo, pero un cuarzo con una gran particularidad porque es un poco mas duro que un cuarzo común 7’5/8 en la escala de Mohs. 

Esta piedra tiene muchísima fuerza, porque se dice de ella que energiza, te da vitalidad, que promueve la creatividad. Estimula las capacidades psíquicas como la clarividencia, la telepatía, promueve la comprensión y el recuerdo de los sueños.


También abre canales para el flujo de energía espiritual y puede usarse para acceder a información de otras vidas, para reconocer bloqueos o resistencias al crecimiento espiritual.

El Herkimer facilita rápidamente la liberación y la transformación, llevando adelante el propósito de nuestra alma.
Hay una cosa que me ha parecido súper curiosa y es que se dice que el Herkimer sintoniza y vincula a las personas cuando se separan, (no se si se referirá a parejas), pero a mi me lleva a pensar que si cada persona se tiene que quedar con una de estas piedras y que se potencia la telepatía, pues creo que estaría bien experimentarlo, ¿no crees Eva? (ya os iré contando).

Estos cristales tienen otra gran característica y es que pueden ser programados para cualquier cosa, tienen una gran memoria y posteriormente podemos recuperarla o programarla para otras personas.

Es un cristal de sanación personal. Puedes llevarlo puesto o dentro de una bolsita, aunque sólo durante cortos periodos de tiempo, podemos ponerlo debajo de la almohada para dormir y que nos ayude a recordar los sueños, también puedes ponerlo entre una fuente electromagnética y tú. También podemos introducir el cristal en agua mineral durante la noche y beber el agua en ayunas, sus propiedades clarificadoras harán efecto al potenciar el bienestar celular, nos encontraremos con fuerza renovada y muy entusiasmados tanto a nivel físico como psicológico.

Hay muchas formas de energizarlos, para mí la que más me gusta es la de meterlos debajo de un chorrito de agua y como la energía sigue al pensamiento, me concentro en que el agua pasa y arrastra todo lo que hace que el cristal esté sucio. Podemos exponerlos a la luz del sol, a la de la luna o incluso enterrarlos y que cojan fuerza de la madre tierra, de donde ellos proceden. También podemos meterlos en agua con sal y puntas de cuarzo, …etc.

Hay diamantes Herkimer ahumados, citrinos y con diferentes incrustaciones.

Autora: Alejandra Bogallo

X